Fragmentos #4 – ¡War!

Hola Kerochers!

Este martes me toca a mí escribir la historia. Continuar donde nos dejo Nekalice y agregar lo que pueda. No es mucho ésta vez pero no siempre estamos con inspiración y esta semana anduve sin muchas luces. Aún asi acá está mi fragmento! que lo disfruten!


Shannon se acercó a Miley llevando dos de esas extrañas botellas. Miley lo miró de reojo y sin saber bien porque se preguntó qué sería lo que contenían esas botellas. Estaba practicamente segura de que no era agua ni nada parecido. ¿Sería tal vez el mismo líquido que le había dado a beber antes?

El pekjunce se detuvo a dos metros de ella e hizo notar su presencia aclarándose la garganta. Miley, sin voltear a ver, le dijo.

-No deberías estar aquí. Vete.
-Oye, oye, solo quiero ayudar. Relájate, los caníbales se han marchado. ¿Los ves? Están por allí viendo a qué planeta explotar.

Miley continuó con lo que estaba haciendo, al parecer, empacar. ¿Acaso se estaba marchando? Pensó Shannon, pero nunca en la vida se lo preguntaría tan abiertamente, eso era algo que su orgullo nunca le permitiría hacer. Pero todo parecía indicar que Miley estaba empacando y se salía de su puesto como representante de la tierra. Como intentando parecer relajado dijo al pasar.

-No pueden expulsarte de este lugar. Ni de este ni de ningún otro, como representante de la tierra tienes cierto nivel de inmunidad.

Miley sonrió y sin contestar continuó acomodando sus cosas. El pekjunce se colocó a su lado y volvió a hablar.

-Puedo darte protección.
-No, no puedes, ahora vete.
-Debes creer la mitad o menos de lo que sea que te hayan dicho. Puedo protegerte, solo tienes que pedirlo.

Miley se detuvo en parte porque quería contestar y en parte porque Shannon la estaba sosteniendo por el brazo. Se zafó de él y mirándole fijo a los ojos dijo.

-No puedes protegerme y no debes hacerlo. Créeme, no debes.

A continuación lo empujó poco a poco hasta alejarlo a tres metros y medio de donde estaba ella. Hizo un ademán y desde el otro extremo del salón vinieron corriendo dos ayudantes muy delgados y muy altos. Cada uno con cuatro brazos y tantos ojos que formaban una corona en sus cabezas. Shannon regresó un poco más preocupado que antes.

-No seas testaruda.
-El testarudo eres tú. Ahora vete.
-No pueden embargarte.
-No lo hicieron.
-¿Entonces?
-Vete
El pekjunce tomó a la humana entre sus manos y la obligó a mirarlo a los ojos. Miley logró retorcerse y apartar la vista, pero al parecer no lo hacía para huir de él sino para detener a dos enormes guardias que se acercaban a una velocidad increíble. Como pudo la humana liberó una mano y les hizo una seña para que se detuvieran. Los dos guardias se detuvieron en el acto a menos de diez metros de distancia. Shannon miró a Miley más confundido que antes.

-¿Qué has hecho?
-Cumplir con mi misión. Salvé a mi planeta.
-¿A qué precio?
-Hay una gran guerra en camino Pekjunce y la tierra ya ha elegido bando.

Miley se enderezó cuan alta era e hizo uso de toda la fuerza que tenía dentro para parecer firme ante el pekjunce que todavía la tenía en su hermosa trampa de brazos. Con voz firme le dijo.

-Suéltame ahora ENEMIGO mío.

Ciara

Image

Anuncios

Acerca de Writer

Me gusta leer / Me gusta escribir / Me gusta megustear cosas all over internet!
Esta entrada fue publicada en fragmentos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s