Fragmento #11 – La bestia

Hola Kerochers!

¿Ya leyeron la reseña de Angeline? Tres mentes publicando en este blog, ahora solo falta una lluvia de comentarios (¿estoy exagerando?).

Mi parte de Ouge a continuación.


El agua de la ducha se sentía como millones de dagas diminutas atravesando la piel de Miley pero ella no las sentía ni siquiera sabía bien dónde se encontraba. Algo en su mente le decía que tenía deberes importantes que cumplir pero todo le resultaba como un sueño dentro de un sueño. También había un pekjunce entre todo el caos de ideas.

En sus años en la tierra Miley nunca había sido muy amiga de mostrar su emociones en público y tampoco era demasiado afectuosa en privado. Le parecía que aquel que la amara debía comprender y respetar eso y nunca intentó cambiar su forma de ser. Hasta ahora nunca se había sentido como se sentía con Shannon y es que, a decir verdad, era el primero en su especie que conocía. Tal vez los pekjunce emanaran alguna feromona capaz de alterar sus emociones a tal punto de sentir un deseo imparable.

Poco a poco el agua fría de la ducha llevó a Miley a un estado de semi conciencia dónde pudo sentir culpa de su comportamiento reciente. Y no es que se sintiera mal por haber expresado tanto cariño por Shannon sino por ese otro sentimiento más profundo, oscuro y poderoso que fue creciendo en su interior.

Su mente todavía se sentía inquieta por el asunto de la puerta abierta y la idea de simplemente haber olvidado cerrarla no la consolaba para nada. Algo más estaba sucediendo y no le gustaba para nada. Una puerta abierta puede decir mucho, no solo que un intruso estuvo visitando tu habitación mientras dormías sino que también lo hizo sin que despertaras y lo peor de todo es que no tienes idea de qué otras cosas hizo antes de desaparecer sin dejar rastros. Miley se preguntó si acaso Shannon le ayudaría a encontrar al intruso o simplemente dejaría el asunto de la puerta en el olvido.

Shannon era un misterio para Miley.

Una pregunta tras otra que intentaría ir respondiendo por el resto de sus días. Se sentía como atraída por una fuerza invisible que la ataba a ese ser y presentía que en un futuro no muy lejano dependerían la una del otro. Su corazón le aseguraba que Shannon sería ese fuerte en el cual esconderse cuando todo a su alrededor se convierta en peligro pero su cerebro se negaba a soportar tanta dependencia. Si bien no le costaba mucho esfuerzo imaginar el futuro de ambos y su aventura como representantes de sus mundos. El pasado de Shannon era tan negro que era imposible mirar en él sin desaparecer en su negrura. Miley tuvo que reconocer que no tenía idea de quién era el pekjunce ni de quién había sido hasta estos días.

Pero Shannon tampoco sabía quién era ella y al parecer la aceptaba así de todos modos. Aún cuando se mostrara cariñosa y distante. Aún cuando, esa misma mañana, mientras lo besaba y lo tenía a su merced haya sentido deseos muy fuertes de acabar con la existencia del pekjunce. Miley tembló al recordar ese sentimiento y decidió enterrarlo en el fondo de sus recuerdos con la esperanza de que fuera el primero y último de ese tipo.

Ciara

Image

Anuncios

Acerca de Writer

Me gusta leer / Me gusta escribir / Me gusta megustear cosas all over internet!
Esta entrada fue publicada en fragmentos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s